pixel
Por favor espere, estamos procesando su solicitud
Suscribirse
Formas Fáciles de Empezar a Cocinar en Casa a Largo Plazo

Formas Fáciles de Empezar a Cocinar en Casa a Largo Plazo

Todos sabemos que la comida rápida no es buena para ti aunque tenga un sabor delicioso, pero ¿sabías que incluso esas comidas elegantes que pides en tus restaurantes favoritos tampoco son las más saludables? Por supuesto, son una mejor opción que la comida rápida, ¡pero nada es mejor que la comida casera! Otros tipos de comidas y alimentos contienen todo tipo de aditivos y conservantes para que sepan mejor y duren más, pero cuando eres tú quien cocina tus comidas puedes asegurarte de que todos los ingredientes son frescos, naturales y ricos en nutrientes. Esa es una de las grandes ventajas de cocinar en casa: Tener más control sobre lo que realmente comes. Incluso la comida más sencilla de un restaurante puede contener mucha más sal o mantequilla que la que usarías en casa, así que tenlo en cuenta cuando pienses en pedir algo de comida la próxima vez.

Cocinar en casa no es sólo comer sano, ¡sino también sentirse sano! Cuando cambias tu rutina y pasas de comer sólo comida a domicilio a cocinar comidas caseras, realmente sientes los cambios que se producen en tu cuerpo. Te sientes más ligero, con más energía, ¡y simplemente mejor en general! Pero sabemos que cocinar en casa no es tan fácil como parece, así que estamos aquí para ayudarte a empezar poco a poco a crear un hábito saludable que mantengas a largo plazo.

Consejos para empezar a cocinar por ti mismo

Seguro que alguna vez te lo has planteado, pero no sabías muy bien por dónde empezar, así que simplemente no lo hiciste. Pero no te preocupes, aquí tenemos unos cuantos consejos para que empieces a cocinar en casa con éxito:

Descubre y aborda el motivo por el que no estás cocinando

Este es probablemente el primer paso que debes dar para crear el hábito de cocinar de forma saludable en casa. ¡Averiguar por qué no cocinas te ayudará a solucionar ese problema y a dar el primer paso hacia tu meta! Entonces... ¿Es porque no tienes tiempo? ¿O porque no has aprendido a cocinar? Tal vez tengas miedo de estropearlo, así que recurres a comprar comida para llevar o platos precocinados como una solución rápida. ¡Pero la práctica hace la perfección! Así que, si nunca lo intentas, no mejorarás en ello. No hay nada más satisfactorio que cocinar para ti mismo y disfrutar realmente de lo que acabas de hacer, y tú eres tu mejor juez, ¡así que elige una receta rápida y sencilla que te interese y empieza con eso! Asegúrate de seguir las cantidades correctas y los tiempos para obtener el mejor resultado posible, y con el tiempo te sentirás cada vez más cómodo en la cocina, lo que te permitirá perfeccionar las recetas con tu propio toque o cocinar varias cosas a la vez. Y si el problema es que no tienes suficiente tiempo, ¡la planificación de las comidas es probablemente lo que necesitas para superar ese obstáculo! Así que con esto en mente...

Intenta planificar y preparar tus comidas

Una de las cosas más difíciles de hacer después de decidir empezar a cocinar más en casa es mantener el ritmo, porque al fin y al cabo es un gran cambio. Encontrar el tiempo para cocinar tres comidas cada día puede ser difícil, especialmente debido al trabajo y otras responsabilidades, ¡pero hay una forma ingeniosa de solucionarlo! En lugar de cocinar todas las comidas justo antes de comerlas, intenta planificarlas con antelación y prepararlas para ahorrar tiempo. Toma un día específico de la semana, como el domingo, por ejemplo, para anotar las comidas saludables que quieres comer durante la semana. Una vez hecho esto, ¡empieza a preparar las comidas! Esto podría ser cortar las frutas y verduras, desmenuzar el pollo o hacer diferentes salsas y aderezos para guardarlos en la nevera para más tarde. Tener una lista de las comidas que vas a comer y la mayor parte del trabajo de preparación ya hecho hará que cocinar tus propias comidas en casa sea mucho más fácil y agradable para ti.

Empieza poco a poco y con recetas conocidas

No te vas a convertir en un chef en un día, ¡pero puedes trabajar para conseguirlo! Esa es la clave a la hora de crear cualquier hábito. Empieza cocinando una o dos buenas comidas a la semana, quizá una receta familiar que conozcas desde hace años, o esa primera comida saludable que aprendiste a cocinar al principio de la pandemia. Acostúmbrate a los ingredientes, a su sabor, a las cantidades y a las variedades, y familiarízate con los condimentos y las especias, ¡serán tus mejores amigos! Una vez que sepas hacer unas cuantas comidas diferentes, puedes empezar a aprender nuevas recetas, ¡o a crear tus propios platos con tus nuevos conocimientos! Si te pones a intentar hacer 10 recetas diferentes en una semana, te quedarás exhausto y cocinar te parecerá más una tarea que otra cosa. ¡Así que empieza poco a poco, ve avanzando y disfruta del proceso de aprendizaje!

Compra y cocina cosas nuevas

Una vez que te hayas familiarizado con tu cocina, tus ingredientes habituales y unas cuantas recetas, ¡el siguiente paso es probar cosas completamente nuevas! Normalmente, cuando la gente empieza a cocinar por primera vez, no tiene muchas opciones, ya que sólo está acostumbrada a comer ciertos tipos de comidas. ¡Pero hay mucho más que eso! Puedes empezar por algo pequeño, como elegir una variedad de pasta diferente a la que siempre compras, o ir a lo grande, como comprar una carne que nunca hayas probado. Busca nuevas recetas que puedas cocinar con tus nuevos ingredientes más los habituales, ¡y pronto tendrás un montón de nuevas y deliciosas opciones de comida para toda la semana!

¡Equípate!

Una gran parte de la experiencia de cocinar bien y de forma agradable es tener los utensilios de cocina necesarios para hacerlo. Probablemente ya tengas la mayoría de los utensilios básicos, como una espátula, un batidor y una licuadora, ¡pero también querrás tener al menos un buen cuchillo! No tiene por qué ser un cuchillo de chef, sino un cuchillo normal pero afilado que te ayude a picar los alimentos de forma más rápida y sencilla. También es bueno tener un buen par de guantes de cocina y un delantal para no quemarte las manos o manchar tu ropa mientras cocinas, así como una tabla de cortar, una bandeja y una sartén antiadherente que es muy útil y se puede utilizar para muchas cosas. Si te tomas en serio lo de cocinar en casa y piensas hacerlo unas cuantas veces a la semana, comprar un termómetro de alimentos de lectura instantánea es una gran idea para comprobar rápidamente si tus alimentos se han cocinado lo suficiente.

No empieces pensando que debe ser 100% saludable

Una de las principales razones por las que la gente se resiste a cocinar su propia comida en casa es que piensan que debe ser 100% saludable todo el tiempo, o de lo contrario lo estás haciendo mal. Aunque sí, lo hecho en casa siempre es más saludable que lo comprado en una tienda, ¡no significa que debas limitarte a comer verduras al vapor el resto de tu vida si decides cocinar en casa! La razón por la que deberías cocinar más para ti es para evitar todos los azúcares añadidos, los saborizantes artificiales, las grasas poco saludables y otros aditivos que la comida rápida y los platos precocinados contienen y que son malos para tu salud. Así que sólo con cocinar una comida sencilla sin tratar de hacerla extra saludable, ¡ya le estás haciendo un gran favor a tu cuerpo! Con el tiempo, aprenderás más recetas y te inclinarás de forma natural a cocinar comidas más sanas y ricas en nutrientes, pero para empezar el simple hecho de cocinar tus recetas favoritas es un gran paso para llevar una vida mejor y más sana.

Dale un nuevo uso a las sobras

Cuando cocinas grandes comidas, a veces acabas cocinando más de lo que necesitas, ¡pero esas sobras pueden ser una bendición! Utilizarlas para crear comidas completamente diferentes o para combinar otras recetas que ya sabes hacer es una forma estupenda de cambiar un poco las cosas para no aburrirte de lo que siempre comes. Esto es lo que hace que cocinar sea divertido, ¡probar cosas nuevas y ponerse creativo! Así que la próxima vez que te queden restos de la comida anterior, en lugar de limitarte a hacer el mismo plato con ellos, ¡piensa en todas las formas diferentes y nuevas en las que podrías utilizarlos para preparar tu próxima comida saludable!

Aprende a combatir tus antojos en casa

¿Ha llegado por fin el fin de semana y te apetece mucho una hamburguesa con queso? Resiste el impulso de levantar el teléfono para pedirla y, en su lugar, ¡intenta hacerla tú mismo! Lo mejor es que puedes hacerla como quieras, sin todos los aditivos y grasas extra que tiene una hamburguesa con queso del autoservicio más cercano. Puedes buscar diferentes recetas, y encontrar la más rápida y fácil si quieres comer cuanto antes, ¡o una más detallada y compleja si realmente quieres la mejor experiencia casera que puedas conseguir! Un gran consejo es anotar o simplemente guardar tus recetas e ideas favoritas, para que la próxima vez puedas echarles un vistazo y empezar a cocinar de inmediato sin necesidad de navegar durante 15 minutos hasta encontrar la receta adecuada para ti. 

A veces se nos antoja algo más específico que no podemos hacer en casa, como una barra de chocolate decadente, y aunque no hay nada malo en darnos un gusto de vez en cuando, aprender a hacer intercambios inteligentes de alimentos es una gran idea para mantener tus comidas saludables. Por ejemplo, en lugar de comerte una barra de chocolate entera, puedes probar con cortar algo de fruta y cubrirla con chocolate derretido para combatir ese antojo. O tal vez no utilizar el chocolate en absoluto, ¡sino un poco de miel y canela para cambiar las cosas sin que deje de ser dulce!

Abastécete de buenos ingredientes

Por buenos ingredientes, nos referimos tanto a ingredientes saludables como a ingredientes que sabes que vas a utilizar. Tener un montón de bolsas y latas de alimentos que no disfrutas cocinar o comer no te va a ayudar a cocinar más, sólo te hará sentir que hay tanto, pero tan poco que puedes hacer. En su lugar, asegúrate de abastecerte de ingredientes que sabes que vas a utilizar, como verduras y frutas frescas, carnes magras y tus tipos de legumbres favoritos. Ver tu despensa y tu nevera llenas de cosas que realmente te gustan hará que el proceso de cocinar sea mucho más fácil para ti, ¡y lo disfrutarás mucho más! Si planificas las comidas, las visitas al supermercado también serán mucho más fáciles y rápidas, ya que sabrás qué ingredientes necesitarás para tus comidas. Y si no estás seguro de los ingredientes que debes tener en casa, nosotros te ayudaremos, ¡así que sigue con nosotros!

Los mejores ingredientes para crear comidas fáciles y deliciosas

Cada uno tiene sus propios gustos en cuanto a la comida, y a todos nos gustan cosas diferentes, pero hay algunos alimentos e ingredientes que no pueden faltar en tu cocina. Puede que no te gusten particularmente algunos de ellos, pero asegúrate de abastecerte de los que sí te gustan para estar preparado con lo básico la próxima vez que cocines en casa:

  • Arroz

Es económico, fácil de hacer, ¡y hay tantas recetas que puedes cocinar con él! El arroz es muy versátil, puedes cocinarlo en una olla o usar una arrocera, y simplemente mezclarlo con diferentes tipos de salsas, verduras, carnes, sopas... ¡Lo que te apetezca ese día! Incluso el arroz normal con un poco de cebolla verde picada por encima es delicioso y se puede combinar con casi cualquier cosa.

  • Huevos

Los huevos son una proteína completa, ya que contienen los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita. Además, ¡son deliciosos y muy fáciles de preparar! Son una de las opciones preferidas para el desayuno, ya que se pueden hacer en tortilla, revueltos o estrellados, ¡pero también se pueden poner encima de un arroz, una sopa o incluso una ensalada y ya tienes un buen almuerzo o cena! Incluso un huevo cocido con un poco de sal y pimienta por encima es un delicioso bocadillo.

  • Verduras de hoja

Tener todo tipo de verduras es importante, ¡pero las verduras de hoja verde como las espinacas y la col rizada mejoran casi cualquier comida! Son muy nutritivas, y puedes hacer batidos verdes con ellas o simplemente cocinarlas de forma tradicional acompañadas de otras verduras o de la carne que prefieras. También puedes probarlas con arroz o ensalada para cambiar un poco las cosas.

  • Pasta

La pasta es una de las comidas más rápidas que puedes cocinar, y hay muchas variedades entre las que elegir. Puedes comprar pasta regular, raviolis, macarrones, e incluso variedades más sanas y nutritivas como la pasta de lentejas y garbanzos que puedes mezclar con salsa de pasta a la marinera, camarones al ajo, champiñones cremosos, o tal vez un poco de pesto, ¡tú eliges!

  • Frutas congeladas

Aunque tener fruta fresca siempre es estupendo, no puedes esperar que te dure un buen rato, así que córtala y congélala, ¡o cómprala ya congelada! Puedes usar tus frutas frescas para comer un tazón de fruta saludable con un poco de avena, o usar la fruta congelada para mezclarla con un poco de yogur y crear un delicioso batido. Algunas frutas estupendas para tener en tu nevera son las bayas (como los arándanos, las frambuesas y las fresas), las bananas y los kiwis.

  • Legumbres

Las legumbres son deliciosas y muy ricas en proteínas y fibra. Puedes comprarlas deshidratadas para hacer raciones enormes que te pueden durar toda una semana, o enlatadas para una comida más rápida y fresca. Puedes abastecerte de frijoles negros, garbanzos, lentejas, judías verdes... Tú decides cuáles, ¡pero tener una variedad de legumbres y frijoles en tu despensa te asegurará que tus comidas sean siempre deliciosas!

  • Yogur griego

Está repleto de proteínas y otros nutrientes, no contiene tantos carbohidratos ni azúcares como el yogur normal, y está fermentado, por lo que es muy beneficioso para tu microbioma intestinal... ¡El yogur griego es realmente el paquete completo! Y puedes comerlo solo, con frutos secos y semillas, con fruta, mezclado en un batido o con avena. ¡Muchas opciones para cualquier momento del día!

  • Aceite de oliva extra virgen

Esta variedad de aceite de oliva es muy rica en antioxidantes, micronutrientes y también tiene beneficios antiinflamatorios gracias a la forma en que se procesa, ¡por lo que es una de las mejores y más saludables opciones de aceite para tu cocina! Y también es uno de los más sabrosos, por lo que va bien como aderezo sobre tu ensalada, o puedes utilizarlo para rociar tus batatas antes de meterlas en el horno. Si lo añades a tus sartenes al cocinar, también te asegurarás de que tus comidas tengan ese rico sabor mediterráneo.

¡Así que ahí lo tienes! Como puedes ver ahora, empezar a cocinar y a comer sano en casa no es tan difícil como puede parecer al principio. El truco está en empezar poco a poco, ¡y avanzar aprendiendo, practicando y probando cosas nuevas! Cuanto más aprendas sobre los distintos alimentos e ingredientes, mejor se te dará cocinar y empezarás a disfrutar más de tu tiempo en la cocina. Así que pon en práctica estos útiles consejos para mejorar tus habilidades culinarias, ¡y no olvides hacer una visita al supermercado para abastecerte de algunos de los productos básicos!