pixel
Por favor espere, estamos procesando su solicitud
Suscribirse
Suplemento Infravalorado: Los Electrolitos

Suplemento Infravalorado: Los Electrolitos

En un mundo lleno de todo tipo de suplementos para todos los propósitos imaginables, es importante saber cuáles son realmente beneficiosos y cuáles no. Los suplementos de electrolitos han ido ganando cada vez más atención con el tiempo, siendo utilizados principalmente por atletas y aficionados al gimnasio para conseguir resistencia y un rendimiento óptimo. Esto se debe a los papeles vitales que desempeñan para mantener las funciones corporales en perfecto estado, ¡y la forma en que funcionan en el cuerpo proporciona beneficios que pueden ayudar a maximizar tus esfuerzos de entrenamiento!

Dicho esto, si estás interesado en los electrolitos y en cómo pueden ayudarte en tus entrenamientos, te daremos toda la información importante que necesitas para decidir si quieres añadirlos a tu despensa de suplementos o no. ¡Empecemos!

¿Qué son los electrolitos?

Los electrolitos son minerales con cargas eléctricas, como el sodio, el potasio, el magnesio, el calcio, el fosfato y el cloruro, que se distribuyen a través de la sangre y otros fluidos corporales. Estos minerales utilizan su energía eléctrica para generar impulsos eléctricos que regulan la función muscular y el sistema nervioso, con el fin de mantener a tu cuerpo funcionando de manera óptima. También ayudan a equilibrar la cantidad de agua y otros fluidos en el cuerpo, así como los niveles de pH (acidez y alcalinidad). Básicamente, los electrolitos se encargan de mantenerte en excelente forma, porque si no hay suficientes de ellos, tus órganos no reciben las señales necesarias para funcionar correctamente, resultando en dolores de cabeza, calambres, mareos y cambios en la presión sanguínea. Así que lo que hacen los suplementos de electrolitos es mantener un equilibrio adecuado de electrolitos en tu sistema, si tu cuerpo está perdiendo líquidos rápidamente, mientras que también te proporcionan la hidratación adecuada para que las funciones de tu cuerpo puedan seguir trabajando sin problemas.

Beneficios

Si comes una dieta sana y equilibrada, y bebes suficiente agua durante el día, es probable que ya tengas todos los electrolitos que tu cuerpo necesita... Pero como la sudoración es una de las principales causas del agotamiento de los electrolitos, los suplementos de electrolitos pueden ser muy beneficiosos para ti si tú:

  • Sudas mucho durante el ejercicio
  • Haces ejercicio durante largos períodos de tiempo
  • Tienes entrenamientos muy intensos

Si perteneces a alguna de esas categorías, tomar electrolitos durante o después del entrenamiento puede ayudarte a mantener el equilibrio de los electrolitos mientras te ejercitas. Esto, a su vez, te ayudará a mantener tu rendimiento al máximo nivel, al tiempo que brinda respaldo a las contracciones musculares para evitar la debilidad y los espasmos musculares en el proceso. ¿Por qué eso es tan importante? Bueno, ¡porque nuestro cuerpo se mueve a través de las contracciones musculares! Los electrolitos, específicamente el calcio y el magnesio, ayudan a desencadenar el proceso de contracción muscular que te permite moverte. Y si estás haciendo entrenamiento de fuerza o cualquier tipo de entrenamiento de alta intensidad, ¡necesitarás que tu cuerpo sea capaz de moverse a través de todo el rango de movimiento de cualquier ejercicio que estés haciendo! Además, pueden ayudarte incluso después de tu entrenamiento reduciendo el riesgo de calambres musculares, y pueden ayudar no sólo a tus músculos a relajarse, sino también a ti mismo. Los electrolitos potasio, magnesio y calcio contribuyen a la transmisión de los impulsos nerviosos y al control de las contracciones musculares. Así que mantener esos niveles equilibrados te mantendrá hidratado y podría ayudar a reducir los calambres musculares que puedas tener por la noche después de un entrenamiento intenso. El magnesio específicamente puede ayudarte a relajarte y a dormir mejor por la noche, lo que a su vez puede mejorar tu recuperación. Mientras que el calcio ayuda en la activación y el esfuerzo de nuestros músculos, el magnesio lo contrarresta ayudando en el estado de relajación de nuestros músculos. De hecho, se ha demostrado que reduce y previene los trastornos del sueño e incluso el síndrome de las piernas inquietas (el cual contribuye a la pérdida de sueño). [1]

Por eso las bebidas con electrolitos son unas de las favoritas de los atletas, siendo preferidas por encima del agua regular cuando se trata de recargar energías durante un ejercicio intenso, según una postura publicada por el Colegio Americano de Nutrición Deportiva. [2] Pero no sólo puede ser beneficioso para los atletas o los aficionados al gimnasio, sino que también puede ser beneficioso para aquellos que están enfermos con vómito y/o diarrea si tales síntomas son severos, porque una pérdida constante de agua puede resultar en un rápido agotamiento de los electrolitos y en deshidratación. Por lo tanto, estos suplementos no son exclusivamente útiles para las personas activas o para los atletas, sino que pueden ser beneficiosos para cualquier persona que corra el riesgo de perder fluidos rápidamente.

¿Cuánto deberías tomar?

Ahora que has oído los impresionantes beneficios de la suplementación con electrolitos, te preguntarás cuánto deberías consumir. Bueno, hay muchos factores en juego, así que no podemos decirte exactamente cuánto. No se trata de algo de "talla única", ya que cada persona tiene un peso y un tamaño corporal diferente, un nivel de forma física, condiciones de salud, factores ambientales... La lista continúa, y según un estudio publicado por la revista Comprehensive Physiology, la composición óptima de una bebida para reponer líquidos también depende de la fuente de la pérdida de líquido. [3] Básicamente, necesitas escuchar a tu propio cuerpo. Si buscas un suplemento con electrolitos para mejorar tu rendimiento en el entrenamiento porque sabes que sudarás mucho, entonces asegúrate de estar hidratado antes de empezar. Sentirás sed durante y después, así que bebe lo suficiente para sentirte repuesto y así mantener tus niveles de electrolitos equilibrados. ¡Pero cuidado! Aunque tu cuerpo necesita electrolitos para funcionar correctamente, los niveles altos de electrolitos pueden ser perjudiciales para ti. Dado que los electrolitos son un grupo de varios minerales, un exceso de cualquiera de ellos puede traerte problemas de salud como un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares (como la presión arterial alta) si tienes altos niveles de sodio, cálculos renales por altos niveles de calcio, e incluso puede interrumpir tu ritmo cardíaco si consumes demasiado magnesio. Necesitas consumir grandes cantidades de electrolitos para estar realmente en riesgo, por lo que es poco probable que tengas alguno de estos problemas a menos que ya tengas condiciones preexistentes. Dicho esto, si tienes alguna preocupación sobre el consumo de electrolitos, ¡consulta a tu médico o dietista para saber si puedes tomarlos o no!

¿Qué deberías tener en cuenta al comprar bebidas electrolíticas?

Los suplementos de electrolitos vienen en diferentes presentaciones, como bebidas deportivas, o un polvo o tableta que puedes mezclar con agua. Tanto el agua del grifo como el agua mineral contienen una cantidad decente de electrolitos, el agua mineral un poco más, pero no son la mejor opción si lo que buscas es reponer completamente tu déficit de electrolitos. Las bebidas deportivas, por otro lado, contienen grandes cantidades de electrolitos, pero suelen estar llenas de colorantes alimentarios artificiales y a menudo contienen mucha azúcar añadida (como la glucosa), la cual es un carbohidrato que ayuda a tu cuerpo a absorber el agua más rápidamente. Hay que tener cuidado con la cantidad real de azúcar que contiene la bebida, ya que muchas bebidas deportivas tienen un alto contenido calórico con poco o ningún beneficio nutricional.

Una mejor opción sería conseguir un sustituto de electrolitos en polvo o en tabletas, como NUUN, LiquidIV y Ultima Replenisher, por nombrar algunos. Estos tipos de suplementos electrolíticos que se disuelven en agua suelen venir en diferentes presentaciones, con muchos sabores y diferentes combinaciones de electrolitos, ¡así que puedes optar por el que más te guste! Pero como siempre, investiga detalladamente antes de comprar para asegurarte de que el suplemento electrolítico específico se ajusta a tus necesidades. El agua de coco también es una gran opción natural ya que contiene menos azúcar y aditivos que las bebidas deportivas, ¡sin dejar de contener sodio, potasio, calcio y magnesio! Otra bebida electrolítica popular es el Pedialyte, que se comercializa más para la rehidratación y las enfermedades, especialmente para los niños, pero también funciona muy bien como un suplemento para después del entrenamiento.

La conclusión es: Tu cuerpo necesita electrolitos para mantenerse sano, y los suplementos de electrolitos te pueden servir muy bien solo si vas a perder fluidos corporales, como el sudor, para reponerlos y mantener tu salud general en condiciones óptimas. No necesitas estos suplementos si no sudas mucho o si no estás enfermo, ¡así que tenlo en cuenta! No querrás consumir más de lo que el cuerpo humano necesita, puesto que ya recibes un gran número de electrolitos de tu dieta regular. Recuerda escuchar a tu cuerpo, ¡y trata de mantenerte hidratado con un consumo regular de agua en todo momento!

Mas publicaciones